CERRANDO EL BLOG

SIBIU pq

 

Pesan los pies, pesan los ojos, pesan los días, las madrugadas, las horas de autobús y, sin embargo, da pena marcharse.

Cada viaje en si mismo es un pedacito de vida, una desconexión con la rutina, unas páginas en blanco y siempre, siempre un cúmulo de emociones que, se aposentan y acomodan para no irse en un rinconcito de la mente y muchas veces del corazón.

… Y todo cuenta: las gentes, el paisaje, las formas de vida, la compañía, las sensaciones de cada momento que, mezcladas con los recuerdos, conforman una a una las nuevas páginas.

Ahora mismo aún no podría dicernir y acomodar lo vivido estos días en Rumanía, necesito para ello dejar que se aposenten las experiencias y poco a poco se conviertan en bonitos recuerdos.

El cansancio a menudo me ha desafiado e intentado hacerme detener este blog, sólo una persona sabe a qué horas me he acostado cada noche para poder tenerlo a punto y, quienes nos habéis seguido, estuvierais al tanto de nuestras experiencias, casi como si nos acompañarais. Gracias por ello.  Os cuento:

Bonito y he13557684_1031448663556841_4843927519200188416_nrmoso País lleno de contrastes. Ciudades que, como en todo el mundo, tienden a unificarlo todo, reñidas con el mundo rural que, al contrario, abraza las tradiciones como algo cotidiano, negándose a renunciar a sus creencias y manteniendo con obstinación sus formas de vida, en algunos casos ancestrales, manteniendo asi vivas leyendas y creencias. Aquí el porcentaje de creyentes es numeroso.

La imaginación del paisaje es inagotable y son Los Cárpatos los que se encargan de dibujar horizontes verdes, praderas diseminadas de abetos, de hayas, de nogales, de pueblecitos alineados, a un lado, en Transilvania pegaditas las casas una con otra formando una especie de muralla, al otro lado en Moldavía las casas se guardan distancias, parecen reñidas y solitarias. Contrastes del mundo rural plagado de praderas llenas de heno, de carros tirados por caballos, de campesinos sentados tras la jornada junto a sus puertas… Lejos de ser anticuadas son aldeas pintorescas y auténticas, porque así lo quieren ellos.

Y las ciudades guardan distancia a estas costumbres y se acicalan, se asean, se renuevan y muestran menos interés por la tradición y más por los avances, quieren estar en la fiesta global. Eso si, algunas de ellas conservan sus cascos históricos con un encanto especial y se convierten en atractivos lugares de convivencia. Transilvania, colonizada en el siglo XII por los alemanes,  conserva ciudadelas del burgo medieval, localidades de estructura típica alemana y una variedad arquitectónica a veces desconcertante. Moldavia, repleta de monasterios, parece sin embargo no tener prisa, sus ciudades son como más serenas, más silenciosas y algunas muy, muy bellas.

Bucarest, ya lo dije el primer día, desconcierta: hormigón y vidrio, impresionantes edificios barrocos, renacentistas,  dando la mano a bloques de viviendas,  testimonios del régimen comunista. Avenidas, enormes, lagos… Desconcierta pero atrae, su bullicio, sus plazas, sus calles, al menos las que nosotros recorrimos, son fantásticos lugares para el paseo, el alterne y la convivencia.

No quiero ex20160630_020816-01tenderme más con datos que son sólo eso, datos. Prefiero, aunque es difícil, transmitir lo que allí sentí.

Ha sido un gran viaje, un viaje para ver, para entender, para pensar, para sentir y para recordar. Merece la pena y mucho este País. Hemos pasado muchos ratos en el bus, hemos sentido el peso del cansancio, pero ha merecido la pena. El grupo en general, fantástico, hemos disfrutado, hemos reído y  compartido muchísimas horas juntos… grandes compañeros de viajes, grandes personas. Junto a Sorin y Niviu, conduciendo los autocares a buen ritmo, hemos tenido todo el tiempo con nosotros y para nosotros dos guías: Cristina y Adrián, ambos han dado lo mejor de si para tenernos bien informados, para que no nos faltara nada y para que nos sintiéramos en su país como en nuestra casa.

Y lo mismo que dije en Nueva York, no voy a darle un sobresaliente, o si, a Pedro por la planificación y organización de este viaje para un grupo tan numeroso, siempre con el apoyo de Nieves han resuelto un puzle difícil: la satisfacción general del grupo tras 8 duras jornadas de visitas, madrugadas, kilómetros, restaurantes y trasnochadas. Me quito el sombrero.

No voy a darle un sobresaliente, o si, a Grey por procurar que las piezas del puzle no se descasaran y siguieran el orden establecido por Pedro. ¡Buen trabajo!

Y a los seguidores gracias, mil gracias; no puede haber mejor motivación para el esfuerzo que vuestro interés. Ciertamente he tenido que robarle a la noche muchos minutos, pero aquí quedan.

Seguiremos, o eso espero,  

BANNER 03

día 21

IMG_3333-2blogTerminó el día, ya la última noche con una cena excelente junto al lago (dos primeras fotos) en el restaurante Pescarus,  y una copita en el concurrido Budapest nightlife, excelente ambiente, mucha marcha, mucho ruido, mucha gente… y una temperatura para disfrutar.

Y hoy tocaba otro poquito de Bucarest, la historia, bastante reciente por cierto, de la Plaza de la Revolución. Fue en diciembre de 1989 cuando estalló  desde esta plaza, la revolución rumana contra Ceauşescu. De este mismo lugar escapó en helicóptero y dos días después fue capturado y matado por el pueblo junto a su mujer.

Vemos también el Parlamento, un edificio enorme y suntuoso, Para construirlo fue necesario hacer desaparecer buena parte del pueblo viejo, una obra magna de otro aspirante a Todopoderoso. Hoy, para mantenerlo además de las oficinas administrativas, se alquilan   para todo tipo de eventos   muchas de las salas, algunas de más de 2000 metros cuadrados.  No en vano es el edificio administrativo más grande de Europa… ¡joer!.

Bucarest, fin de viaje, pasado el medio día tomaremos el avión a Barcelona. Ahora sólo me queda cerrar el blog con más fotitos y un resumen. 

día 20

Castillo de Bran-01-01

Prejmer, pequeña aldea que alberga otro Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, su Iglesia Fortificada. Estas aldeas se adaptaban a la topografía de la región con el fin de conseguir la mejor situación defensiva posible. Pueblos compactos con una iglesia en el centro. En Prejmer encontraremos una fortificación con una habitación para cada familia de la aldea, aquí son 272 habitaciones con una escuela y una iglesia del siglo XIII el conjunto es bastante, bastante curioso.

Continuaremos hacia otra pequeña aldea, Bran, esta vez conocida por el Castillo de Dracula, ciertamente, al margen de la ficción novelesca, tiene en la realidad una historia escalofriante, os la contaré  si sobrevivo. Terminaremos el día por donde comenzamos el viaje, en Bucarest

Bueno sobrevivir, sobrevivir, ahí andamos. Pero si, hemos visitado el Castillo de Bran, un castillo del siglo XIV construido por los sajones  y que ha servido varios siglos como aduana entre Transilvania y Valaquia.

IMG_3185~01-01Muchas leyendas se oyen por estas tierras, les encantan las leyendas,  los cuentos, las historias… y si, como en este caso, alguien escribe una novela que luego es llevada al cine en numerosas ocasiones y versiones, esto da pie a diversas interpretaciones de la verdadera historia. De todos los que hemos visitado hasta ahora, esto me ha parecido quizá lo más turístico pero lo más alejado de la realidad. El castillo merece la pena ser visitado, sin duda, otra cosa es lo que nos cuentan para mantener viva distintas llamas de la leyenda.

Sobre el Castillo de Bran o de Drácula hay muchas líneas escritas, yo no voy a añadir ninguna palabra más, la línea fronteriza entre realidad y leyenda a menudo es muy fina. Tengo un pequeñisimo resumen fotográfico y en cuanto tenga tiempo ańadiré alguna más.

día 19

Castillo de Peles-2-01~01Cómo cunde un día desde las 5 de la madrugada.

Salimos con la idea de llegar a Sinaia para comer, para ello hay que volver a cruzar los Cárpatos, pero esta vez lo haremos por el Bicaz Cañón,  garganta y puerta natural entre Moldavia y Transilvania. Al lado del río entre abetos y gigantescas rocas llegamos al lago rojo (lacu rosu), referencia para los rumanos. Rojo por el óxido de hierro de las arcillosas laderas del entorno. Un lugar para dedicarle el tiempo del que no disponemos, un lugar idílico y hermoso. IMG_2759-01

 Llegaremos a Sinaia y, el que dicen, uno de los castillos más bellos de Europa, el Castillo de Peles, construido a finales del siglo XIX en un entorno de ensueño, es una obra maestra para admirarla desde fuera y desde luego no dejar de entrar en sus aposentos: muebles, óleos, lámparas de Murano, candelabros, estancias asombrosas… merece la pena.

IMG_2928~01~01-01Terminaremos el día en Brasov, aunque ya no sabemos si es el final del día, la tarde anterior o la mañana que nunca acaba,  porque hemos perdido la noción del tiempo. El día está siendo largo pero aprovechado y apetece descansar,  pero no, viajando cuándo organiza Pedro eso es imposible, también tenemos que visitar el centro histórico de esta ciudad. Ufff… Pero pronto se me pasa la  fatiga, Brasov tiene un casco antiguo tan bien conservado que es un placer de nuevo para la vista y los sentidos, la temperatura es ideal y las calles están repletas de gente, el ambiente no puede ser mejor, nos acompaña además la luna llena.

 

 

 

día 18

IMG_2424Seguimos ruta de Monasterios pintados, el Monasterio de Humor, cumplió un papel importante en la historia de la cultura rumana, en el funcionó a partir del siglo XV un taller de miniaturistas y calígrafos que trabajaron en la elaboración de un Evangelio. Seguimos ruta hacia el monasterio de Voronet, espectacular por su interior y pinturas. Fue mandado construir en el siglo XV por Esteban el Grande y aquí lo conocen como la Capilla Sixtina del Oriente. La pintura exterior de un color azul intenso es fantástica pero destaca el Juicio Final, ciertamente magnífico, no podemos olvidar que lleva pintado cerca de 600 ańos y a merced de la climatología.

Terminaremos la ruta en Pietra Neamt, un paseo, teleférico para admirar las vistas de la ciudad, aventura en el hotel, tormenta durante la cena y… mañana a las 5…

 

día17

IMG_2425~01-01Targu Mures, otra interesante ciudad ya muy al norte de Transilvania, mezcla de culturas; caminamos un rato por sus calles para terminar en el interior de la catedral ortodoxa y sus imponentes y numerosas pinturas. (foto 1). Dejaremos Transilvania para entrar, cruzando los Cárpatos por el paso de Tihuta, en Bucovina, Moldavia.  La idea es visitar alguno de los numerosos monasterios ortodoxos pintados de esta región. Entre hoy y mañana visitaremos cuatro importantes, todos ellos Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

El trayecto por las laderas de los Cárpatos es una delicia visual, bosques de abetos que dibujan perfiles muy bellos, extensas praderas verdes en las que se diseminan casitas de maderas para aperos, y numerosos montones de heno, pequeños pueblos, esta vez con sus casas separadas, muy diferentes a los que hemos pasado en Transilvania. Un paisaje para ver, para sentir, para fotografiar y para pintar.

Pero hablemos de los monasterios a los que vamos: Se sabe que importantes y poderosos gobernantes rumanos hicieron construir estos monasterios en la Edad Media. Hoy veremos dos del siglo XVI, el Monasterio de Moldovita y el Monasterio de Sucevita (dibujo). En el primero y por ser el primero que vemos, nos sorprenden, al menos a mí,  los frescos exteriores y su buena conservación prácticamente después de 500 años. Es para verlo, son para verlos, más que para narrarlos, ni siquiera sé si las fotos hagan justicia a estas maravillosas pinturas. Dicen que el monasterio de Sucevita fue construido como una fortaleza, dispone del mayor número de imágenes pintadas de las 22 iglesias que se diseminan por esta zona de Bucovina. Dejo que las fotos lo cuenten.

 

día16

_37B8651~015:45 de la mañana, seguimos en Transilvania, partimos tras el desayuno hacia Huneadora para visitar el Castillo de los Cuervos del siglo XV, fortaleza medieval de arquitectura gótica; imponente edificio hoy convertido en museo. Y por supuesto con su leyenda propia. Aprovechamos para hacernos la foto de grupo al otro lado del río Zlasti.

Continuamos camino hasta la pequeña SIGHISOARA, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, aquí nació Vlad Tepes (principe de Valaquia) el supuesto Conde Drácula, o eso dicen, aunque nadie puede asegurar a ciencia cierta que Bram Stoker (escritor de la novela) se basara en este gobernador justiciero del siglo XV, , que, por cierto, es considerado un héroe nacional en Rumanía.IMG_1504~01-01

Sea como fuere Vlad Tepes (su nombre real Vlad Drácul) dejó una huella de sangre imborrable para la historia. Es en esta historia, se dice, en la que, 400 años más tarde, se basó  Stoker para su novela de ficción “el Conde Drácula”

Es precisamente en la casa donde nació  este histórico personaje, hoy convertida en restaurante, el lugar donde comeremos.

Esto es la historia que se sabe, Sighisoara por sí misma tiene un encanto especial, fortaleza medieval de calles empedradas y casas de colores que aún hoy están habitadas. El paseo por sus calles o la vista desde la torre del reloj es un premio a los sentidos y una provocativa delicia para los ojos del fotógrafo.

Las dos fotos últimas están hechas durante el precioso recorrido, se trata de la construcción típica de los pueblecitos de Transilvania.

Mañana ruta hacia Targu Mures